Spanking el arte de dar nalgadas.
¿Te portaste mal? Aquí lo arreglamos.

Todo sobre el spankingTodos hemos dado o recibido un azote en algún momento de nuestra vida. A veces por una regañina de nuestra madre (o padre) y otras veces más perversas. A nosotros nos encanta practicarlo, ell@s disfrutan mucho ver el resultado de una buena sesión de spanking, sin llegar a extremos, saboreando con la vista esos pequeños tonos rojizos de las zonas azotadas con la vara, la pala o usando simplemente su mano. Ya sea para unos azotes eróticos a tu pareja y ponerle a tono hasta la disciplina inglesa, algo parecido con algunas diferencias que remarcaremos en otro momento, siempre surgen algunas dudas.

¿Cuál es la historia del spanking?Todo sobre el spanking

Hay pinturas que relatan este tipo de castigo, se usa en diferentes culturas. El spanking, propiamente, tiene su inicio en la época victoriana, en los colegios donde se implementaban estos castigos en los alumnos como método correctivo y disciplinario. Y no, no estamos hablando de niños, ya estaban bastante creciditos, de hecho eran adolescentes.

¿No todos lo hacemos bien?

Es importante saber cómo hacerlo porque finalmente es un contacto con el cuerpo y son estímulos de dolor. Si no lo haces correctamente, puedes causar un daño temporal o incluso permanente, no sólo en la parte física sino también en la psicológica.

Entonces, ¿cómo darle?

todo sobre el spanking como darleDe principio, debe ser una práctica consensuada por la pareja. Lo ideal es comenzar con algo ligero y luego ir subiendo de tono, primero hay que calentar la zona. En la parte central de la nalga, donde está el músculo se pueden dar más impactos. No se recomienda hacerlo en la espalda baja, ya que hay muchas terminaciones nerviosas y se podría causar un daño. Igual hay que evaluar la intensidad y si después se decide introducir instrumentos, ya que no es lo mismo hacerlo con la mano que con una vara o un peine.

Posiciones para Azotar las nalgas.

Con estos artículos no pretendemos dar una clase magistral sobre el spanking, tan sólo hacer una aproximación a las técnicas de azotes, poniendo especial énfasis en la seguridad y ofreciendo algunos consejos básicos para quienes se están iniciando en esta práctica. Siempre que se azota a alguien se corren riesgos de hacerle daño, es un ser humano el que está en nuestras manos y somos frágiles, así que nunca hay que hacer las cosas con prisas o desidia, siempre hay que estar atentos e ir con cuidado.
Las zonas más apropiadas para azotar son aquellas en las que hay más músculo y grasa, puesto que ofrecen una mayor resistencia y protección. Jamás hay que azotar partes del cuerpo donde los huesos estén casi a flor de piel, pues podríamos fracturarlos, ni tampoco en las articulaciones o en zonas donde haya órganos vitales como el estómago o los riñones.

todo sobre el spanking

En esta ilustración podemos ver de manera gráfica en que zonas podemos azotar con un riesgo mínimo de lesionar, en cuáles hay que ir con mayor precaución y aquellas que no deben ser azotadas bajo ninguna circunstancia.
Vemos que las nalgas los muslos son zonas “verdes”, por eso son las ideales para el spanking y las azotainas eróticas, pero teniendo cuidado de no azotar nunca demasiado arriba (podría escaparse el golpe a los riñones) ni en los huesos del final de la columna vertebral ( coxis y sacro) que se encuentran entre ambas nalgas. Si queremos azotar también los muslos, hay que saber que es más doloroso que en las nalgas, sobre todo el interior
Respecto a los instrumentos que se pueden emplear para el spanking de nalgas (llamado también disciplina inglesa por ser el castigo que usualmente se imponía a los estudiantes en los colegios británicos) se pueden utilizar prácticamente todos, desde látigos, pasando por cintos, fustas, varas etc y , cómo no, la mano.
Sí debemos saber que aquellos más anchos y livianos producirán menos dolor y más sensación de resquemor o ardor y que los más pesados o estrechos aumentarán el dolor e incluso los más finos pueden llegar a cortar la piel. Los látigos dolerán menos cuantas más colas tengan, ya que se distribuye el impacto entre ellas. Las palas de mango largo son más severas que las de mango corto.
Vamos a dar ahora algunas ideas sobre las posiciones más usuales para el spanking, teniendo en cuenta que cuanto más recto esté el cuerpo menor será el “castigo” puesto que las nalgas estarán menos tensas.

todo sobre el spanking Bend Over

 

“Bend Over” 
Esta terminología inglesa se usa mucho también en el porno. Se basa en tener a la “víctima” de pie, pero muy inclinada. Entre 90-120 grados. Es ideal para azotar las nalgas con la mano, la fusta o una pala

 

 

“Clásico” Sobre las rodillas (Over The Knees )Todo sobre spanking Over The Knees

Digo clásico porque es la primera imagen que suele venirnos a la cabeza cuando pensamos en spanking. Sentado, o sobre tus rodillas, acuesta boca abajo a la víctima y, ¡a azotar!

 

 

“Clásico 2.0″
Una pequeña variante. La víctima esposada, encadenada o atada por las manos y sentirse indefensa. Rodéala con el brazo para impedir más sus movimientos y a azotar su trasero.

todo sobre el spankign sodomizado

“Sodomizad@”

Está muy bien ir azotando a la víctima mientras le practicas sexo anal, pero en el fondo resulta mucho más incomodo azotar a la víctima mientras sujeta un plug o un dildo con su ano y no poder soltarlo. Puede parecer horroroso, pero para al final resulta ser más divertido para ambas partes de lo que parece.
Evitad este ejemplo si se es susceptible a algún tipo de humillación.

 

“Posternad@” todo sobre el spanking
Sencillo. Bonito. Humillante. Y con buenos resultados. Simplemente coloca a la víctima a cuatro patas. Si para rematar la faena quieres amordazarla o ponerle un cepo, será exquisito.

Éstas son sólo algunas de las posturas que se pueden usar para hacer un spanking de nalgas. Son las más comunes. Por supuesto que hay muchísimas más y ahí ya entra en juego la imaginación, usando diferentes muebles como apoyos o más elaborados ya sillas de spank, potro, cepos… Incorporando dildos, esposas, cuerdas… Pero en todas ellas hemos de tener en cuenta las precauciones dadas al principio para no poner en riesgo la salud del azotado y adecuar el “castigo” a cada persona.

 ¿Te han dado nalgadas alguna vez?, Cuéntanos tu experiencia!!!!

Un Blog se alimenta de tus comentarios, Sin ellos muere. Nacho22

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.